Publications & Products
Temas de conversación: El fin de la geografía
Temas de conversación: El fin de la geografía

La globalización de la educación superior y su efecto sobre la estrategia de desarrollo institucional

Por Susan Raymond , Mary Beth Martin


Paul Garland para CASE



Comparte con nosotros tus comentarios

¿Qué te pareció el artículo?

Hace 50 años, cerca del 60% de la población mundial vivía con menos de 1 dólar al día. Corea del Sur, Taiwán y Singapur se encontraban entre los países más pobres del mundo y la India estaba en constante riesgo de hambruna.

Hoy, la historia es muy diferente. Ahora estos países y otras "naciones en desarrollo" son los que están sacando al mundo de la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial. Las economías avanzadas de Norteamérica y Europa entraron en una recesión más profunda, salieron más lentamente y se estabilizarán con índices más bajos de crecimiento que los países en desarrollo. China, India y Brasil están creciendo al doble o triple que la economía de Estados Unidos. Cien países tienen bolsas de valores que están cada vez más vinculadas. Europa del Este, China y el resto de Asia tienen cerca de 25 billones de dólares en activos financieros. Entre 2008 y 2009, el número de individuos con alto patrimonio neto aumentó en un 104.4% en Hong Kong y en un 50.9% en la India. Actualmente, en Asia vive el mismo número de individuos con alto patrimonio neto que en Europa o Estados Unidos.

Además, el cambio no solo se da en la parte superior de la estructura de ingresos, sino en el centro de la capacidad económica misma. Para 2030, dos mil millones de personas se unirán a la clase media mundial. Esto representará el 30% de la población del mundo, una porción que superará con creces la explosión de la clase media del siglo xix y se extenderá más allá de China e India hacia Egipto, Filipinas, Indonesia, México y Brasil.

Esta combinación de expansión de la riqueza y el aumento de la clase media en las economías emergentes cambiará el patrón de la demanda, no sólo de bienes y servicios, también de educación superior. Las familias de todo el mundo, ya no sólo aspiran a una educación superior para sus hijos, sino que  la exigirán, la buscarán y pagarán por ella.

Los muros geográficos de la educación superior se han derrumbado y eso afectará el desarrollo institucional. ¿Cómo podrán los colegios y universidades, y en específico sus oficinas de desarrollo institucional, aprovechar la oportunidad que está creando la globalización?

El sector reacciona

Muchos líderes de la educación superior reconocen la cambiante dinámica de las relaciones globales y han empujado a sus instituciones a modernizar sus planes de estudio y a formar nuevas colaboraciones académicas. En una encuesta realizada en 2010 por la Asociación Internacional de Universidades a sus instituciones miembro, el 90% de los encuestados dijo que la internacionalización de sus campus es importante para sus instituciones; el 65% dijo que tenía una gran prioridad.

A las instituciones de educación superior estadounidenses, que siempre han sido un destino para los estudiantes del mundo, ahora se les suman universidades de todo el planeta. El estudiante, el profesor o el investigador de Italia que desea una experiencia global puede encontrarla en una institución de clase mundial en Dubái, en los Emiratos Árabes Unidos o en Hong Kong, al igual que en Estados Unidos.

Las estrategias para empujar hacia atrás los muros geográficos dentro y entre las instituciones son innumerables, van desde las tradicionales, (intercambios de estudiantes y profesores o semestres en el extranjero) hasta las innovadoras (creación de posiciones ejecutivas para la colaboración global en toda la universidad). El número de campus en sedes internacionales está creciendo rápidamente, y las instituciones están estableciendo sus propias instalaciones, planes de estudio, estudiantes y profesores en diferentes países y conceden sus propios grados universitarios a todos los que completan sus programas.

La creciente filantropía global

Históricamente, las oficinas de desarrollo institucional piensan en sus grupos internacionales tardíamente, si es que piensan en ellos. Sin embargo, como en el caso de la educación, el entorno de la filantropía está cambiando mucho. Los recursos privados que fluyen hacia los países en desarrollo ahora superan los de las agencias de ayuda pública. Algunos países, como España, han cambiado sus políticas fiscales para alentar la filantropía. En 2011, Inglaterra finalizó un programa de igualación de fondos de 3 años de duración para alentar la donación a las instituciones de educación superior. Los bancos privados incluyen asesoría en filantropía como componente estándar de sus servicios patrimoniales en toda Europa y en Johannesburgo, Moscú y Beijing. Hay un compromiso de donación individual y una proliferación de fundaciones recientemente establecidas en Europa occidental y oriental, en México y en Brasil. Otros países están desarrollando una estructura de donación más grande, como lo demuestra la apertura del China Foundation Center en 2010 y el establecimiento de centros de filantropía, lo que promueve la donación a organizaciones sin fines de lucro, en lugares como India, Malasia y Pakistán.

La educación está a la vanguardia de las prioridades de los donadores. Según el documento La donación a través de las generaciones, un informe de 2009 de Changing Our World, Campden Research y BNP Paribas Wealth Management, la educación es la principal preocupación de las filantropías chinas y está marcada como prioridad "muy importante" para el 40% de los individuos con alto patrimonio neto en todo el mundo.

No obstante, las oficinas de desarrollo institucional deben modificar sus operaciones para aprovechar esta encrucijada de cambios en la economía, la riqueza, la filantropía y la educación superior. En muchas instituciones, el programa de desarrollo institucional ha sido formal y prácticamente invariable durante décadas.

Siete prioridades

Por lo tanto, ¿cómo pueden hacerse un lugar las instituciones en el mercado filantrópico internacional? Reconociendo que están compitiendo en un nuevo entorno y creando un plan que desafíe su statu quo. A continuación se presentan algunos consejos básicos para iniciar este proceso.

  • Elimine la palabra extranjero de su vocabulario. Si usted piensa que los campus, los estudiantes, las culturas, los idiomas, y los valores son extranjeros entonces usted los convierte en algo ajeno.
  • Reclute conocimiento. Esto no se trata de contratar gente que hable ciertos idiomas, aunque los idiomas son importantes. Reclute gente que sepa lo que significa vivir y trabajar en un entorno global y entre gente de toda la gama de diversidad geográfica y cultural.
  • Cree sistemas de información. Sumérjase en los datos para conocer a los grupos internacionales, y asegúrese de que tiene el sistema de datos adecuado para conservar dicho conocimiento. Conozca a sus grupos de estudiantes internacionales anteriores. Desarrolle un sistema de seguimiento de intereses y contactos dentro de la comunidad internacional. Haga preguntas difíciles sobre sus sistemas actuales. Por ejemplo, ¿qué significa "investigación de la riqueza" en el contexto global?
  • Integre la filantropía a la institución, incluidos los planes de estudio. Lleve su conocimiento de la filantropía como una cultura y una conducta a la academia. Haga una gira de presentaciones en su institución para hablar de su oficina y para poner de manifiesto su conocimiento de la filantropía global.
  • Involucre a todos los interesados. Cree comités consultivos para el desarrollo con estudiantes internacionales  y profesores visitantes. Utilice los medios sociales para conectar a los exalumnos de diferentes puntos geográficos.
  • Sea parte de los esfuerzos de globalización de la institución. Lleve la voz del desarrollo institucional a las conversaciones que ya se están dando en su campus.
  • Haga que todas las tareas sean responsabilidades explícitas dentro del desarrollo institucional. Si alguien no es responsable y no debe rendir cuentas por hacer que estas cosas sucedan, no sucederán.

Con nuevas asociaciones internas y una experiencia en el tema, el desarrollo institucional será una parte integral del proceso de globalización de su campus, y la institución recibirá la parte que le corresponde del apoyo filantrópico de todos los grupos de interés.

Acerca de los Autores Susan Raymond Susan Raymond

Susan Raymond es vicepresidente ejecutiva de investigación, evaluación y planeación estratégica de Changing Our World, una empresa de consultoría en recaudación de fondos global con sede en Nueva York.

Mary Beth Martin

Mary Beth Martin es directora gerente sénior de Changing Our World, una empresa de consultoría en recaudación de fondos global con sede en Nueva York.

Comentarios

(1024 caracteres incluyendo espacios)

Para comentar debe estar registrado. Su nombre y la institución se mostrarán junto con el comentario.