Publications & Products
¿Qué tienen en común los donativos, el pastel de chocolate y el sexo?
¿Qué tienen en común los donativos, el pastel de chocolate y el sexo?

10 razones por las que la gente dona

Por Sandra Gurvis



Comparte con nosotros tus comentarios

¿Qué te pareció el artículo?

10 razones por las que la gente dona
¿Quieres saber cómo recaudar más?

Entérate qué tienen en común los donativos, el pastel de chocolate y el sexo.

Por Sandra Gurvis

1. Donar es como comer pastel de chocolate o tener sexo.
¿Por qué?, porque el ayudar a los demás ilumina las mismas áreas del cerebro. Los científicos del National Institute of Health lo demostraron en un estudio usando resonancia magnética funcional (FMRI). Resultados similares vinieron de científicos en las universidades de Stanford y de Harvard.
Según Jamil Sakí, Investigador de Stanford University: "La filantropía es como chocolate psicológico". Se ha encontrado que, al igual que actividades como comer chocolate o tener sexo, la generosidad ayuda para reducir el estrés, aumentar la longevidad y producir hormonas de felicidad como la dopamina." Comenta el autor Allan Leks, quien analizó los efectos del voluntariado en unos 3.000 hombres y mujeres.

2. La filantropía es un rasgo innato de las personas
La mayoría de las personas desarrollamos nuestro sentido de filantropía desde pequeños. Michael Price, profesor asociado de economía de Georgia State University, y John Lista, investigador principal de Science of Philanthropy Initiative de University of Chicago, han llevado a cabo estudios sobre la generosidad entre los niños pequeños.
En sus estudios se ha encontrado que los niños de primera infancia (menores de 2 años que aún no pueden hablar), demuestran mayor felicidad al entregar un regalo a una marioneta (medida por sus expresiones faciales) que cuando éste les entrega a ellos una golosina. Según el Dr. Price. "La intuición básica es que tenemos el deseo de evitar actos que se consideran egoístas... lo cual indica que los actos de caridad pueden ser un rasgo innato".

3. Donar refuerza nuestra autopercepción y nos hace sentir importantes.
Donar no sólo nos hace sentir bien, también nos hace ver bien. Y aunque no lo aceptemos, todos estamos preocupados por vernos bien ante los demás.
Esto explica el por qué los reconocimientos a donantes, ya sea una nota de agradecimiento, una placa o un directorio de donantes, son tan eficaces. "Existe un vínculo entre la filantropía y la necesidad de sentirnos importantes", comenta la consultora financiera Theresa Lloyd, co-autora de Richer Lives: Why Rich People Give. (Vidas Ricas: Por qué donan los Ricos)

4. Los donantes corresponden a los regalos dados
Si alguien nos da un regalo, nos sentimos obligados a corresponder. Es un hecho comprobado, que entregar regalos a potenciales donantes, desde bolsas hasta camisetas, puede inspirar un regalo a cambio.
"Esto no significa necesariamente que el donante retribuirá de inmediato" comenta el investigador List, quien recomienda hacer un obsequio pequeño y esperar tres meses antes de volver a contactar al donante potencial. De esta manera, dice, los beneficiarios pueden disfrutar del regalo y desarrollar un sentido más profundo de gratitud e identificación con la organización.
¿Otra opción? Sé creativo. "En lugar de enviar obsequios genéricos, como etiquetas o tarjetas, tratemos de desarrollar obsequios personalizados y relevantes a los intereses del donante, " escribe Caryn Stein, vicepresidente de comunicaciones y contenido de la Network for Good, en el blog de organizaciones sin fines de lucro. "Esto podría significar una visita exclusiva a sus instalaciones, una nota personalizada de un estudiante beneficiado o un video personalizado de sus voluntarios", escribe. "Un intercambio de regalos no tiene que ser caro, sólo tiene que ser sincero."

5. ¡Presión de colegas!
Es difícil decir que "no" cuando alguien aplica presión. Un artículo de 2009 de Jonathan Meer de Stanford University y Harvey S. Rosen de Princeton University comprobó que en cuestiones de filantropía, las personas se comportan de manera distinta cuando su comportamiento es más visible a sus pares.

Por otra parte, Jen Shang, psicóloga filantrópica y directora de investigación en Center for Sustainable Philanthropy de Plymouth University, ha realizado estudios que analizan el efecto de las relaciones "horizontales" y "verticales" Las relaciones horizontales son los cónyuges y los hermanos, mientras que las relaciones "verticales" son entre padres e hijos. Los hallazgos iniciales sugieren que cuando se solicitan donativos en presencia de alguien con la que se tiene una relación horizontal, el donativo es dos veces mayor que cuando se realiza la petición ante una persona con quien se tiene una relación vertical. ¿La razón? Las relaciones horizontales son pares en edad y situación de vida, y por lo tanto los sujetos sienten la presión de sus colegas.

La gente también toma las señales de los demás, esperando a ver cómo otras personas actúan antes actuar. Es por eso que "el primer par de dólares es el más difícil de conseguir", dice Jeff Hill, director de Relaciones Institucionales para el Morehead Planetarium and Science Center de University of North Carolina. Añade Hill: "Una vez que alcances la meta del 50 por ciento, la gente ve la campaña como potencialmente exitosa y el abrir la cartera, se vuelve más ameno."


6. Conectar con una historia personal

Cuanto más personal es una historia, más gente responde. Consideremos el caso de Cecil, el león.

De 2003 a 2013, aproximadamente 10,000 leones fueron cazados en África. Pero en 2015, cuando un cazador mató a Cecil, un conocido león que vivía en un santuario de vida silvestre de Zimbabwe, el caso de los leones muertos se convirtió en noticia internacional. Jimmy Kimmel, presentador nocturno de un programa de entrevistas, alentó a los espectadores a donar a University of Oxford Wildlife Conservation Research Unit (WildCRU), quien había rastreado a Cecil. En 10 días, WildCRU recibió £ 547,147.

La gente reacciona más fuertemente cuando una situación es humanizada. En la economía del comportamiento, esto se conoce como una "víctima identificable", alguien que hace una historia más personal y menos abstracta. Un ejemplo de este fenómeno se da en un estudio de Kellogg School of Management. En este estudio se les pidió a los participantes que leyeran una historia sobre un asesor financiero que defraudó a sus clientes. La mitad de las historias describieron el efecto en dos o tres personas mientras que la otra mitad habló de decenas de personas. Aquellos que leyeron la versión enfocada en menos personas recomendaron una sentencia de cárcel más larga para el asesor financiero.

Desde el punto de vista de la procuración de fondos, las historias individuales inspiran a los donantes más eficazmente que las historias más amplias ya que en lugar de donar a una institución sin rostro, se está ayudando a personas.

7. Creencias religiosas
Los hogares pertenecientes a una iglesia, mezquita, sinagoga u otra casa de culto contribuyen con el doble de los que no tienen afiliación religiosa, según The Non-Profit Sector: A Research Handbook.
La evidencia: el 52% de los hogares estadounidenses donan a causas religiosas y/o seculares. Sin embargo aquellas que se afilian a alguna religión o culto, donan un tercio más a organizaciones seculares que el 28 por ciento que sólo contribuyen a instituciones seculares.

8. Crianza y origen étnico
Los padres que donan son poderosos modelos para sus hijos. En un estudio realizado por el Women's Philanthropy Institute del Lilly Family School of Philanthropy, los hijos de padres que habían hablado sobre las bondades de la filantropía, eran 20 por ciento más propensos a contribuir a la filantropía que aquellos cuyos padres no lo comentaron en casa. Esto resulta cierto independientemente del género, nivel de ingreso familiar, edad o raza.

En Estados Unidos, las personas de raza blanca han sido tradicionalmente el baluarte de la filantropía, pero, según un estudio hecho en California, una vez que se toma en cuenta las diferencias de ingreso, educación y status migratorio, las diferencias desaparecen.

Hoy en día en Estados Unidos, el 30 por ciento de los estudiantes que ingresan a la universidad representan a la primera generación con educación superior, lo cual habla de la diversidad étnica y social de las nuevas generaciones universitarias. Debido a esta diversidad, según voceros de Lilly Family School of Philanthropy, habrá que tener un nuevo conjunto de reglas para el futuro de la procuración de fondos y vinculación con egresados.
El país de origen también puede influir en el comportamiento de los donantes. Los investigadores Elizabeth Dunn de University of British Columbia y Michael Norton de Harvard Business School examinaron las diferencias en comportamientos ante eventos naturales catastróficos: Canadá, uno de los países más ricos del mundo y Uganda, uno de los más pobres. Encontraron que casi el 20 por ciento de los participantes ugandeses participaban en donativos ante eventos catastróficos con la donación de efectivo, medicina u otros artículos mientras que ninguno de los donantes canadienses había realizado donaciones semejantes.
El mismo estudio, demostró que el sentimiento producido por donar es sorprendentemente parecido independientemente de la cultura o lugar de origen. Donar produce felicidad de manera consistente. La felicidad experimentada por ayudar a otros parece estar profundamente arraigada en la naturaleza humana.

9. Pueden darse el lujo de dar
Esto no es exactamente asombroso, pero las personas ricas que reciben una herencia tienen mayor probabilidad de donar y sus donaciones son dos veces mayores a los que no cuentan con estas características. Esto se debe a que: 1) tenían un ingreso mayor para empezar, y 2) cuanto mayor es el ingreso, mayor es la herencia.
Sin embargo cabe mencionar que aquellos que lograron acumular riqueza a través de sus propios medios tenían seis veces más probabilidades de donar que sus contrapartes que recibieron fondos por herencia.

10. Porque los hombres y las mujeres realmente son diferentes
Las mujeres no sólo tienen más probabilidades de donar que los hombres; también aportan mayores cantidades. En investigaciones realizadas por el Women's Philanthropy Institute, los hogares encabezados por mujeres solteras tenían mayor índice de donación que los encabezados por hombres solos en cada nivel de ingresos. Adicionalmente: "Las mujeres tienden a ser más empáticas y altruistas", dice Osili, mientras que los hombres pueden visualizar la filantropía en términos de interés propio o una forma de mantener su estatus frente a los demás.
En un estudio publicado de la revista Current Biology, los hombres donaron "cuatro veces más dinero cuando fueron abordados por una mujer atractiva que cuando fueron abordados por un hombre representando la misma causa".
Las actitudes hacia el dinero también varían. Mientras que los hombres visualizan la riqueza en términos de poder, prestigio y logro, las mujeres, ven la riqueza como una forma de alcanzar metas, libertad personal y seguridad.
Este artículo es un extracto del original publicado en Currents, Diciembre 2016.
Sandra Gurvis es la autora de 16 libros y cientos de artículos.

Acerca de los Autores Sandra Gurvis

Sandra Gurvis is the author of 16 books and hundreds of magazine articles on topics ranging from travel to education to medicine and more. She lives in Columbus, Ohio.

Comentarios

(1024 caracteres incluyendo espacios)

Para comentar debe estar registrado. Su nombre y la institución se mostrarán junto con el comentario.